lunes, 22 de octubre de 2012

Para ser el más grande primero debes ser el más pequeño



Ese muro azul podría parecer que no tiene nada especial, pero forma parte de una de las muchas leyendas que puedes escuchar en Dublín.

Es uno de los muros de The Projects Art Centre. Frente a este en concreto, según se dice, solía tocar U2 todos los días cuándo eran solo unos adolescentes, lloviera o hiciese frío.

La gente que se encontraba todos los días bebiendo en el bar de enfrente salía a escucharles, lo que enfurecía mucho al dueño del bar, que les decía a los jóvenes U2 que se fuesen a otro lado porqué le hacían perder clientela.
Bono le pidió que les dejase tocar en su bar y así todos saldrían ganando, pero eso fue algo que enfadó aún más al dueño del bar, que les dijo que nunca llegarían a triunfar. A lo que Bono replicó diciendo que algún día sería tan rico y famoso que volvería allí y le compraría su bar.
Años más tarde Bono no solo compraría el bar, si no la calle entera.

No se lo que habrá de verdad y no en esta historia (lo de que Bono es dueño de la calle si que es cierto). Pero lo que quería decir con esta historia es algo simple, una reflexión que tuve al escucharla:

Que nadie te diga lo que no puedes ser. Uno mismo debe ser consciente de sus limitaciones, pero también de sus virtudes. Si tu crees en algo, si sueñas con algo, lucha por conseguirlo.
Siempre hay que empezar por abajo, por qué para ser el más grande... primero debes ser el más pequeño.




(P.D. Este vídeo está grabado en la azotea del Clarence Hotel, propiedad de Bono, y que se encuentra frente al muro azul)